"Cuando el dólar baja los propietarios suben los precios en seguida, pero cuando (la divisa) sube no tienen la misma reacción"

19/08/2013

1 de 3

"Ese efecto inmediato seguro no se va a ver; hay que ver cómo se sigue comportando la cotización en el largo plazo", expresó el secretario de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción, Aníbal Durán.

Fuente: El Pais. 

Alza de dólar no tendrá efecto en precios de inmuebles ni en consumo

La suba del dólar hizo poca mella en las decisiones de los consumidores uruguayos, que no habrían notado un deterioro importante de su poder de compra. El sector inmobiliario prevé que los precios sigan firmes por la demanda y los costos.

Las consultas realizadas por El País a gerentes de shoppings y a representantes de cámaras del sector inmobiliario indican que el alza de 9,18% de la moneda estadounidense frente al peso uruguayo (de $ 18,996 a $ 20,74) desde el 23 de mayo tendrá poca incidencia en esos sectores.

En el caso de los inmuebles, los precios están expresados en dólares y si bien muchos consumidores esperan que bajen debido a la suba de la moneda estadounidense, los empresarios sostienen que otros factores tiran en sentido contrario.

El secretario ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción, Aníbal Durán, dijo a El País que los ciudadanos no deben esperar una caída abrupta de los precios para comprar. Una de las razones que brindó es que los costos de construcción son "cuantiosos", por lo que bajar precios implicaría pérdidas para el promotor. A esto se suma que generalmente el promotor y el grupo inversor asociado no suelen contraer préstamo bancario para construir, "por lo que no están presionados" a obtener recursos para amortizar una deuda, dijo. Por ello, vender por debajo de lo proyectado sería "un mal negocio" y se prefiere "tener la plata asegurada en ladrillos".

Durán también dijo que "hay que ver si se consolida la tendencia" al alza del dólar de las últimas semanas. De todas formas, señaló que en el contexto actual no cree que "sea tan relevante el aumento como para propiciar una baja de precios", afirmó.

El paquete de medidas anunciadas el jueves por el equipo económico de gobierno apuntan a mantener una cotización del dólar en los niveles actuales o incluso algo mayores. Se trata del cambio en la política monetaria hacia un régimen de agregados monetarios (que regula la cantidad del dinero en vez de su precio), la extensión de la inmovilización de capitales especulativos de no residentes a aquellos que adquieran títulos del Tesoro (y el aumento de ese encaje que ya afectaba a los títulos del Banco Central de un 40% a un 50%) y la ampliación del rango meta de inflación a entre 3% y 7% a partir de julio de 2014.

Aun así, la inflexibilidad a la baja de los precios en dólares no solo se observa en el mercado de viviendas nuevas, sino también en el de inmuebles usados, dijo a El País el presidente de la Cámara Inmobiliaria, Gabriel Conde.

"Cuando el dólar baja los propietarios suben los precios en seguida, pero cuando (la divisa) sube no tienen la misma reacción. Ese efecto inmediato seguro no se va a ver; hay que ver cómo se sigue comportando la cotización en el largo plazo", expresó.

A juicio del empresario, no existe una relación lineal entre el valor del dólar y los precios en dólares. Un elemento que puso sobre la mesa es que el valor de la vivienda "depende del segmento de mercado", ya que "no todos los inmuebles se comportan de la misma manera". Puso como ejemplo el valor de la tierra, donde pueden explotarse productos agrícolas y con una suba del dólar "se genera más rentabilidad". "Ahí se comporta al revés que los ladrillos. Descarto que bajen los precios", dijo Conde.

Por otra parte, señaló que la escasez de inmuebles de entre US$ 60.000 y US$ 150.000 a nivel nacional "abre una brecha grande" en los precios. Agregó que "el caballito de batalla" (los inmuebles más demandados) en Montevideo son los monoambientes o los de un dormitorio, mientras que en el Interior son los de dos dormitorios.

Para Conde la suba del dólar es insuficiente para que los constructores bajen los precios porque en junio del año pasado el dólar cotizaba a $ 22 y desde entonces hubo una inflación de 8%, por lo que para que la ecuación les permita bajar precios en dólares tendría que observarse una cotización de esa moneda "a $ 23 o $ 24". Hasta entonces, "no deberían moverse los valores", dijo.

Retail.

En el consumo minorista, que meses atrás comenzó a ser afectado por crecientes compras por encomienda en el exterior y el abaratamiento relativo de precios en Argentina, los comerciantes dicen que la suba del dólar tuvo poco efecto en las decisiones de compra.

Desde el viernes hay descuento por el equivalente al Impuesto al Valor Agregado (IVA) en los shoppings y la afluencia de público fue significativa, aunque también es cierto que el incentivo fue más fuerte que la misma jornada de descuentos del año pasado, porque varios emisores de tarjetas dieron quitas adicionales.

Una motivación adicional es que este mes los trabajadores dependientes cobran el aguinaldo, por lo que pasan la tarjeta ahora y comienzan a pagar el mes próximo con ese ingreso extra.

El gerente general de Portones Shopping, Nelson Barreto, dijo a El País que en el centro comercial "el movimiento de gente no pasó desapercibido" el viernes y ayer.

"Me parece que del punto de vista de percepción del consumidor no hay un gran diferencial. La intensidad del aumento del dólar no es suficientemente importante como para modificar su conducta", dijo.

El gerente general del shopping Tres Cruces, Marcelo Lombardi, afirmó a El País que las ventas en las presentes jornadas promocionales "vienen muy bien". "Como el descuento es mayor al que se había dado el año pasado, estamos viendo crecimientos con respecto a la misma acción del año pasado", aseguró.

Las tarjetas de crédito y débito de Itaú y Banco Comercial ofrecen un descuento adicional al del IVA de 15%. Y Santander también está haciendo descuentos importantes en los comercios que están asociados (de 30% en débito y 20% en crédito), pero no se suman al IVA.

Otro incentivo, según Lombardi, fue que "esta acción de descuento es en un momento de colección, no de liquidación". "La reacción es la esperada porque los estímulos son importantes", afirmó.

Con respecto al impacto de la suba del dólar, dijo que si bien los bienes denominados en dólares tienen un encarecimiento relativo en pesos uruguayos, "en los últimos años hubo un abaratamiento relativo muy importante".

"Basta comparar un artículo de electrónica con uno de indumentaria o calzado y se ve cómo se tradujo el abaratamiento. Siguen estando baratos en términos relativos", señaló.

Lombardi añadió que la suba del dólar puede afectar la capacidad de compra en términos internacionales para viajar y consumir, por ejemplo en Argentina. En este sentido, dijo que "no se ven cambios realmente muy abruptos", pero que se está haciendo un monitoreo periódico de precios a ambos márgenes del Río de la Plata.

En Punta Carretas Shopping, las ventas desde el viernes fueron impulsadas sobre todo por el rubro vestimenta femenina. Fuentes del centro comercial informaron que se notó un incremento en las compras con tarjetas de crédito y las financiadas en cuotas.

Añadieron que la mayoría de las compras se enfocaron en productos de valor unitario mayores, para aprovechar los descuentos más fuertes con los que acompañaron las tarjetas bancarias.

Las cifras
9,18%

Fue el alza de la cotización del dólar desde que el 23 de mayo El País informó que el gobierno haría cambios a la política monetaria.

20,74

Fue el precio promedio del dólar el viernes, aunque su cotización entró en un "sube y baja" tras las medidas anunciadas el jueves.

 

Compartir