15 ideas para renovar tu baño

25/05/2015

Si lo estás planeando de cero y querés salir de lo trillado; o si buscás darle una refrescadita sin entrar en el gasto ni la complicación de una obra, te mostramos soluciones prácticas y de gran efecto para toilettes, baños y vestidores.

Fuente: espacioliving.com

En este entrepiso, una cajonera laqueada funciona también como baranda, sobre la que corre paralelamente un riel en altura que tiene el rol de perchero. Si este corredor-vestidor se dejó blanco para no ocupar lugar visual, el efecto del mueble laqueado amarillo y el piso de vidrio texturado con motivos a medida se apodera enteramente del baño.

¿Cómo sacudimos un poco un baño de porcelanato y venecitas? Con elementos móviles. Desde la cortina de gruesas rayas blancas y naranja flúo que cuelga de un tensor como una lona de playa, hasta las láminas enmarcadas y las letras de chapa. Y atención que, en su afán de agregar color en los accesorios, el diseño acaparó hasta el rollo de papel.

En este espacio masculino, la clave estuvo en intervenir todos los planos. La mesada corta la uniformidad de la pared con una venecita de distinto tono (se puede pensar en todo tipo de contrastes) y la poco usual ubicación del cuadro llama la atención sobre su motivo tipográfico. El canasto amarillo que contiene las toallas, por su parte, instala el color de un modo geométrico y sutil.

Una escalera usada como botinero aprovecha a la perfección un rincón de este cuarto joven y le da aire a su placard recargado. Colocar carteras y bolsos es otra manera de darle utilidad y solucionar un espinoso tema de guardado. Según los gustos y el contenido, se puede pintar a tono con la pared para camuflarla o llamar toda la atención sobre ella con un tono osado y chillón.

Con una pregunta que nos desafía (por su contenido y por haber tomado el tradicional lugar del espejo) nos recibe el baño creado por Grace Devecyan para la última edición de Estilo Pilar. Otra sorpresa muy bienvenida es el conjunto de luminarias a un costado. A distintas alturas, dos colores, pantallas de forma orgánica con terminación mate, dan una luz muy cálida junto a la bacha.

Si todos los elementos son (o parecen) viejos, ¿por qué acá el resultado es tan actual? Será porque están bien jugadas las cartas del color, la proporción y el humor. A piso de granito, alfombra-pastizal; ante la angostura, mochila sanitaria y mueble de guardado finitos; a la foto del General enmarcada e intervenida, cuatro postales personales; al verde claro de altri tempi, el contraste del rojo en las inmensas letras de chapa; y si las plantas son vintage, pues los azulejos son ‘Subway’.

En la antesala del baño con hidromasaje y vista al jardín, el estudio Barrionuevo-Sierchuk desplegó todos los recursos para un vestidor bello y práctico: muebles de MDF laqueado con paredes finas para no ocupar espacio, sin puertas y que toman la altura disponible, tal como lo hace la puerta pivotante con espejo aplicado. A modo de isla, el mueble central tiene cajones pensados para contenidos diversos. Accesorios útiles: cinturonero y estructura de metal en X con bolsa para la ropa sucia.

Varios detalles para tomar nota en un mueble en apariencia sencillísimo: la fila de cajones con tiradores vintage para guardar cremas, pasta dental o jabones de repuesto; sus bachas de zinc incorporadas sobre las que descargan las griferías nuevas, pero de inspiración romántica; el espejo decapado apoyado entre ellas. A sus pies, una alfombra con motivo de Toile de Jouy agigantado, en colores que se llevan bien con la sutil compañía del ‘Avellana’ y el ‘Cebada’ de Colorín Colores de Living en el machimbre y la pared de material.

Es notable cómo este par de marcos de madera tallada y dorada a la hoja, bien barrocos, realzan no sólo la obra que contienen sino también un ambiente con poco lugar para mayores efectos. Un acierto del arquitecto Fernando Russi, que eligió una mesada de Silestone con bacha incorporada, vanitory laqueado y espejo hasta el cielo raso para ampliar su propuesta.

Clásico en viejos azulejos Vicri, este verde estuvo años en capilla. ¡Pero qué bueno que volvió! Acá, el Estudio Prágmata lo usó para los marcos de puertas y ventanas en un baño de campo revestido con machimbre y el exterior de su bañadera con patas, muy bien tratada, por otro lado. Miren si no la solución del caño curvo para la cortina, que se ata cuando el agua está apagada para poder admirar su regio perfil.

Cuando se opta por el cemento impermeabilizado (muy práctico por cierto), si no se lo pigmenta, hay que darle calor por otro lado. Acá se logró mediante la madera dorada, usada de modos especiales: el marco que recorre toda la mesada y las puertas por debajo, con remaches y bisagras especiales que le dan un aire noble y antiguo.

Logradísima la salida de lo común de este baño. Sobre la vieja bañadera con patas, la ventana de cierre hermético tiene el tamaño justo para ventilar holgadamente y enmarcar la vista. Dos espejos igualmente grandes se oponen: uno a lo largo, otro a lo alto, lo que genera amplitud y confort. El resto de los sanitarios son de la última horneada, pero atención a la elección de una pileta de lavar en lugar de bacha. A cada lado, mesitas de luz retro en madera clara hacen innecesario el vanitory, figurita difícil muchas veces.

Una solución permanente para ciertas prendas de uso constante que también es ideal para quienes se mueven con frecuencia. El perchero de la diseñadora Flor Rormoser tiene ángulos rectos al tope que se van curvando cuando llegan a la sólida base que da estabilidad.

El color ‘Aqua’ tiene su razón de ser en el baño: es fresco, es alegre, tiene un aura marina. Con su sola presencia no hace falta mucho más, pero acá se agregaron dos espejos en ángulo para colaborar al momento del peinado y maquillaje, y una cortina semitranslúcida para no desperdiciar luz natural.

Para uno de los baños de su casa, el arquitecto Gastón Marín eligió un surtido de azulejos esmaltados de 20x20. Para que se vieran, la media mampara es transparente; para no subir el tono, mandó a hacer una fina mesada de Corian blanco con la bacha integrada. Los textiles acompañan.

Compartir