La parálisis y posterior reactivación del mercado inmobiliario tras la pandemia

02/09/2020

1 de 3

Los actores del sector afirmaron que el mercado se frenó en marzo pero que luego se reactivó y tomó impulso. Las expectativas están puestas en el próximo verano y la apertura de fronteras.


PÍA MESA
Lunes, 31 Agosto 2020
 

El pasado 13 de marzo, cuando irrumpió la pandemia del coronavirus en Uruguay, se paralizó la actividad en el sector inmobiliario aunque los actores del rubro afirman que duró solo unas semanas y que a partir de la reactivación de la construcción el mercado comenzó a retomar su normalidad.

De acuerdo con el presidente interino de la Cámara Inmobiliaria Uruguaya (CIU), León Peyrou, al inicio hubo una “parálisis total” del mercado, lo que provocó la caída “de muchos negocios que aún no estaban formalmente cerrados”.

No obstante, a partir del reinicio de las actividades de la construcción se sucedió la apertura, bajo protocolo sanitario, de algunas inmobiliarias, “llevándonos una grata sorpresa frente al nivel de gran actividad”, indicó Peyrou y señaló que “se recuperaron negocios caídos y se concretaron muchos otros”.

El nivel de gran actividad fue producto, según el ejecutivo de la CIU, de la parálisis inicial del mercado porque “quien tenía necesidad real de vivienda concretó el objetivo concentrándose las compraventas y alquileres en los meses inmediatos a la parálisis”, explicó Peyrou.

Otro aspecto que “afectó de forma positiva” según Carlos Aliano, jefe de marketing y comunicación de Sures Bienes Raíces, fueron los cambios normativos aprobados por el Poder Ejecutivo en términos de incentivos para la construcción de vivienda promovida así como la flexibilización para que los extranjeros obtengan la residencia fiscal uruguaya.

Con esto estuvo de acuerdo el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado (Cipem), Javier Sena, quien además enfatizó en la importancia que tiene para el sector inmobiliario el hecho de que se puedan abrir las fronteras previo a la temporada de verano para que los inversores puedan ver los inmuebles y concretar las operaciones.

“Hemos pedido que se pueda mejorar el proceso para que los no residentes puedan abrir sus cuentas en bancos uruguayos. Hoy es muy difícil, piden muchos trámites y eso tranca todo”, explicó Sena y dijo que ya están en conversaciones con el presidente del Banco Central, Diego Labat, para resolver eso.

"HAY MUCHAS CONSULTAS"

Las expectativas para el verano en Punta del Este

El foco del mercado inmobiliario está hoy puesto en la temporada de verano y las expectativas dependen en su totalidad de la posibilidad de que se abran las fronteras. De acuerdo con el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado (Cipem), Javier Sena, “hoy hay muchas consultas”, básicamente de argentinos, uruguayos y brasileños.

“Están averiguando y pidiendo más información pero la incertidumbre es mucha, no podemos ni siquiera pedir una seña porque si no se abren las fronteras ¿qué hacemos”, manifestó Sena.

Por su parte, el presidente de la CIU, León Peyrou dijo que considerando que para el balneario, el visitante principal es argentino y dada su situación sanitaria, “es posible que haya una merma en la cantidad de turistas” de la vecina orilla.

“Entiendo que son 1.700.000 extranjeros que ingresaron al país la temporada pasada y que 350.000 eran inquilinos. Sin duda es un número importante pero creo que como los uruguayos no van a poder viajar al exterior, habrá una suerte de compensación en lo que refiere al nivel de arrendamientos en temporada”, explicó el ejecutivo de la CIU. “Hoy la mayoría de las reservas que nos informan están recibiendo los operadores inmobiliarios turísticos, son de uruguayos. Por ahora los precios no son menores al 10% de la temporada pasada”, agregó Peyrou.

Para Durán “el movimiento en Punta del Este es auspicioso” en términos de niveles de compraventa. “Está habiendo buena fluidez de ventas en Punta del Este, hay un buen ritmo de inversión que esperemos que se dinamice todavía más si podemos tener una buena temporada de verano, eso ayudaría”, concluyó.

De acuerdo con Anibal Durán, gerente ejecutivo de Appcu, la pandemia ocasionó una ralentización en la demanda de inmuebles pero no de oferta. 

El “problema” que el mercado tiene hoy, según Aníbal Durán, gerente ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción (Appcu), “es de oferta y demanda”. A su entender, la pandemia ocasionó una ralentización en la demanda dado que generó mucha incertidumbre en los potenciales compradores, en tanto la oferta “nunca bajó”.

“Hay movimiento y se vende sí, pero de forma muy ralentizada. Hoy está comprando la persona que tiene capital y lo puede hacer como una inversión”, explicó Durán.

PRECIOS. En relación a los precios de los inmuebles, según el ejecutivo de la CIU “no hubo mayor variante, ni para la suba ni la baja”.

Aunque afirmó que los primeros negocios que se cerraron tras la parálisis de marzo, “pudieron haberse cerrado en un 10% menos” pre pandemia. Es que si bien el valor del dólar no siempre es determinante para adjudicar el precio a los inmuebles, sí influye y se debe considerar que en lo que va del año la moneda estadounidense se ha apreciado un 13,83%.

Se ve "un mercado muy estable, con síntomas de repunte", según Carlos Aliano de Sures Bienes Raíces.

Por su parte, Aliano explicó que los precios de venta “se vieron afectados este año” por el efecto del tipo de cambio por lo que registraron “un ajuste a la baja de un 9% aproximadamente”, aunque señaló que “no es un efecto por motivos de la pandemia”. De todas formas, Aliano manifestó que se ve “un mercado muy estable, con síntomas de repunte”.

“El promotor no baja los precios, pueden circunstancialmente bajarlos un 5% o 10% pero como norma no los baja. Que nadie espere que por cómo esta la situación económica hoy, van a comprar más barato, eso no se va a dar”, explicó Durán.

En cuanto al mercado de alquileres, Peyrou dijo que el valor de los alquileres “van de la mano con el de las ventas” y que “siempre debe mantener esa relación de 5%, 6% de rentabilidad para las propiedades estándar”.

A su entender, es un nicho del mercado “muy dinámico” porque hay demanda permanente. “Diría que una propiedad no debería estar desocupada por más de 30 días entre inquilino e inquilino”, explicó.

DEPENDE DE LA APERTURA DE FRONTERAS

Expectativa por la llegada de inversores argentinos

De acuerdo con Javier Sena, el sector está expectante de que abran las fronteras para que se puedan concretar los negocios. “Hay muchos argentinos averiguando, quieren entrar al país, hacer temporada, invertir, pero con las fronteras cerradas no se puede”, dijo Sena. A su entender hay tres aspectos “clave” que los argentinos buscan y que Uruguay ofrece: la seguridad económica, sanitaria y jurídica.

En tanto, Carlos Aliano de Sures dijo que “los argentinos buscan calidad de vida para sus familias, invertir y algunos empresarios mudar sus oficinas y negocios”. Asimismo, agregó que “si bien es un número pequeño de familias argentinas, algunos miles, para nuestro país que es más pequeño es algo significativo y están haciendo ruido en el mercado. Es difícil llegar a cuantificar cuántos se van a poder venir y qué trabas va a poner el gobierno argentino en un futuro cuando pase la pandemia”, explicó.

Para Aníbal Durán, “la venida de inversores argentinos va a ser un hecho, aunque no estemos baratos para ellos”, concluyó.

Por su parte, Aliano señaló que las perspectivas a futuro para el mercado de alquileres son buenas y señaló que los inmuebles de alta gama para alquiler “están siendo absorbidos por los extranjeros que están llegando a instalarse”.

En la medida en que la economía “se mantenga sin sobresaltos, nada debería hacernos pensar que el mercado pueda enlentecerse”, por el contrario, la tendencia a la baja del dólar y el aumento en las consultas de inversores argentinos “hacen que tengamos más y mejores expectativas”, concluyó Peyrou.

Compartir